Sandra Steingraber no es ajena a las protestas pacíficas ni a permitir que la arresten para que se escuchen sus mensajes. Esta semana las protestas tuvieron lugar en la sede de Citibank en Manhattan, como parte de la campaña Verano de Calor “Tercera Ley” de Bill McKibben para presionar a Citibank para que detenga sus inversiones en la expansión de los combustibles fósiles. Sandra llama justo después de haber sido esposada por los mejores agentes de la ciudad de Nueva York, su cuarto arresto en una semana.